THE WORLD´S END (EDGAR WRIGHT, 2013)


-AVISO SPOILERS-

The World´s End nos sorprende con un giro inesperado que cambia completamente el género de la película: de una comedia costumbrista pasa a ser una comedia de ciencia ficción. Un cambio genérico, que no de registro, y sobre todo, no de temática. Porque The World´s End habla de madurar. 

Cinco amigos de la infancia se han convertido en adultos... menos uno: Gary King (Simon Pegg) se mantiene igual de inmaduro e irresponsable que cuando era adolescente, y por lo tanto se nos presenta como un fracasado. Su objetivo, precisamente, es revivir una vieja hazaña adolescente: beber en 12 bares en una noche hasta llegar al pub "The World´s End". Para los demás amigos, hacer eso no tiene sentido. Pero aún así, acompañan a Gary ¿Por qué?

PORQUE TODOS FINGEN.

Los cuatro amigos de Gary tienen casa, coche, mujer, e hijos. Pero han fracasado igual que él. Steven (Paddy Considine) sigue prendado de su amor adolescente, Sam (Rosamund Pike). Peter (Eddie Marsan) sigue deseando vengarse del chaval que abusaba de él. Andy (Nick Frost) vive en una mentira: ha dejado de beber alcohol y su mujer le ha dejado. Oliver (Martin Freeman) es el único que parece no tener fallos... y resulta ser un robot.

Los protagonistas se han convertido en adultos, pero sólo conectan con sus amigos de la infancia. El resto de personas a su alrededor son robots o "blanks": los maduros, los que hacen lo correcto, los respetables, y los que van de traje dominan el mundo. Pero nadie es realmente feliz.

The World´s End es una película de invasiones extraterrestres en la que descubrimos que el mundo ya se ha acabado: los alienígenas ya nos han conquistado, y encima, la mayoría estamos contentos con el cambio. Sólo Gary reconoce abiertamente que no sabe qué hacer con su vida. Reconoce que quiere seguir viviendo como un adolescente. Es el único que acepta que su mundo se ha acabado. Y es el cambio de registro hacia la ciencia ficción lo que permite que las fantasías adolescentes de los cinco personajes se cumplan. 

Al final, los "héroes" derrotan a los extraterrestres con su insoportable inmadurez. Y con esta victoria consiguen el verdadero fin del mundo. Y es en el apocalipsis, cuando cada uno de los protagonistas logra cumplir su verdadero sueño. Ha hecho falta destruir el mundo, para ser felices.