THE KNICK -THE GOLDEN LOTUS-


THE GOLDEN LOTUS (22 NOVIEMBRE) -AVISO SPOILERS-

Todas las ilusiones se derrumban en The Golden Lotus, el episodio más oscuro de la primera temporada de The Knick. El doctor Thackery (Clive Owen) completa aquí su caída desde lo más alto del prestigio profesional y social. Hundido por su adicción a la cocaína, es capaz de robar la droga, meterse en problemas con la Ley, y convertirse en un paranoico incapaz de distinguir la realidad de la fantasía. Pero caerá todavía más bajo. Le vemos rebuscando en la basura botellas con restos de Coca-Cola: en 1900 la bebida hacía honor a su nombre. Más humillante aún es su visita al estafador cuya cuantiosa oferta -por prestar su nombre a una falsa bebida milagrosa- había rechazado dignamente. Ahora "Thack" se arrastra por un adelanto de dinero. Parece haber tocado fondo.


Y con el cirujano, todo parece derrumbarse también. "Bertie" (Michael Angarano) se niega a creer que su ídolo pueda ser el adicto que aparece en los periódicos. Barrow (Jeremy Bobb) a pesar de compartir momentos de complicidad con el millonario mecenas Robertson (Grainger Hines) se ve obligado a descender de nuevo a los bajos fondos para pedir cocaína a Bunky (Danny Hoch) para ayudar a Thackery a seguir funcionando. En una de las escenas más duras de toda la serie, Eleanor (Maya Kazan), enloquecida por la pérdida de su hija, ha ahogado a la huérfana con la que su marido (Eric Johnson) intentaba ayudarla a superar la tragedia. Contrastando con estos hechos, descubrimos que Cornelia (Juliet Rylance) está embarazada de Edwards (André Holland) pero también que ya ha decidido abortar, destrozando el corazón de Algernon: no pueden tener al niño porque su color de piel delataría su origen. Esta subtrama es una de las historias más desesperanzadoras que he visto nunca. Momentos después, Cornelia, angustiada por la locura de Eleanor, mantiene una conversación con la hermana Harriet (Cara Seymour) sobre el destino de los niños que mueren ¿Van al cielo? Ninguna sabe el drama que vive la otra -ella ha decidido interrumpir su embarazo, la monja se dedica a practicar abortos clandestinos- y aún así se consuelan entre ambas. El pequeño diálogo entre las dos demuestra una gran sutileza, que contrasta con la dureza, casi insoportable, de la escena posterior en la que Edwards no consigue practicarle el aborto a Cornelia para desesperación de esta. 


El primer episodio de The Knick se abre con el pie de Thackery, en el que el cirujano inyecta una dosis de cocaína. Y de ese pie hemos viajado al de Lucy (Eve Hewson) tan hermoso que el traficante de opio Ping Wu (Perry Yung) lo considera un "loto de oro". Si el pie de Thackery es su perdición por su adicción a las drogas, también el de Lucy representa la pérdida de su inocencia. Lucy se prostituye a Ping Wu a cambio de conseguirle unos granos de opio a su amante y luego lo arriesga todo robando cocaína del hospital alemán. La reeducación moral de Lucy se ha completado. Celebra con Thackery la droga que ha conseguido con una sórdida petición: "mójate el sexo con ella". Los amantes han descendido a los infiernos.

CAPÍTULO ANTERIOR: WORKING LATE A LOT